todo sobre recreacion
  chistes de borrachos
 
Era una vez dos borrachos que se acuestan a dormir en una litera, y el borracho que está en la parte de arriba de la litera antes de dormirse comienza a rezar:
Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, la Virgen María, y el Espíritu Santo. 
En eso se cae la litera y el borracho que está en la parte de abajo dice:
¿Vistes? ¡Eso pasa por estar durmiendo con tanta gente!
 
 
Estaba un borracho en una esquina, cuando una mujer pasa caminando, el borracho la observa y le dice:
¡Adiós fea!
La mujer indignada se da media vuelta y le dice:
¡Borracho!
El borracho con una sonrisa le dice:
Sí, pero a mí, mañana se me pasa.
 
 
Erase una vez, un borracho que abordó un autobús en el que viajaba mucha gente, y parándose en el pasillo del autobús, procedió a decir:
Los de la derecha son unos tarados, los de la izquierda son unos idiotas, los de atrás son unos imbéciles y los de enfrente son unos estúpidos. Cuando escuchó eso el conductor, freno sorpresivamente, y toda la gente cayó al piso, incluyendo al borracho, y muy enojado el chofer tomó al borracho por el cuello y le preguntó:
¡Ahora sí, dime, ¿Quiénes son unos tarados, unos idiotas, unos imbéciles y unos estúpidos?
Y el borracho contestó:
¡Como queres que sepa si los entreveraste todos!
 
 
El borracho que llega tarde en la noche a su propia casa y empieza a gritar:
Reinita, ábreme la puerta que le traigo flores a la mujer más linda.
La mujer baja corriendo y abre la puerta y dice:
¿Dónde están las flores?
El borrachito contesta:
A ver, y ¿dónde está la mujer más linda?.
 
 
 
Estaba un borracho en la cantina y llega otro y le pregunta:
¿Por qué toma?
Y le contesta:
Para verme más bonito.
¿Tomando te ves más bonito?
Sí, cuando llego a mi casa mi mujer me dice: "¡Que bonito!"
 
 
Entra un hombre borracho a un bar, se sienta en una mesa y empieza a gritar fuerte:
¡Camarera, hip, cabbbmmmarera, hip!
Señor, por favor compórtese, ¿Qué desea?
Entonces el hombre saca unos pollitos de los bolsillos, los pone sobre la mesa y dice:
Tráigame una botella de whisky para mí y para mis sobrinos.
La mujer queda muy asombrada, pero le trae la bebida. Al rato vuelve a llamar el hombre:
¡Camarera, una botella de tequila para mí y para mis sobrinos!
Al rato nuevamente:
¡Camarera, un champagne para mí y para mis sobrinos!
Entonces la mujer se acerca y le dice:
Escúcheme, usted ha bebido de más pero no me va a decir que cree que esos pollitos son sus sobrinos.
Por supuesto que sí, los encontré en la calle y me decían:
"Tío, tío, tío, tío".
 
 
Este era un señor muy borracho, que ya se le había hecho costumbre llegar a su casa borrachísimo, su mujer muy enfadada le pone una trampa, se disfraza de satanás y se esconde detrás de un sillón para asustarlo, el tipo llega, se sienta en el sillón, su mujer sale y empieza a dar de gritos, el sin inmutarse le contesta:
¡No me asustas, estoy casado con tu hermana!
 
 
Este era una vez que un señor llega borracho a su casa a las 4 de la mañana, y como no tenía llave se dirigió al patio de su casa, de repente ve que el perro de su casa tiene un lorito muerto en la boca, y el tipo dice:
¡Dios mío!, si es el lorito de la señora del lado.
Al señor le dio pena y puso al lorito en la jaula de la vecina y se acuesta a dormir. Al otro día se despierta y ve que su esposa está llorando y le pregunta:
¿Amor, por qué estas llorando?
Y le dice su esposa:
Es que se murió la vecina del lado.
Y dice el esposo:
Cómo va a ser, si ayer la vi bien y en perfectas condiciones.
Y le dice la esposa:
Es que le dio un infarto esta mañana. Porque ayer había enterrado al lorito que se le murió y se le apareció en la jaula esta mañana.
 
 
Iba un borrachito a una cantina. Al entrar le dice al cantinero:
Deme una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero se las da, y al terminar le pide la cuenta, el borracho contesta:
Ahorita no traigo dinero.
Por lo que lo saca a golpes. Al día siguiente vuelve a ir y dice:
Dame una botella para mí, una para usted, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero se las da, y al terminar le pide la cuenta, el cantinero le cobra la cuenta y el borrachito contesta:
Se me olvidó traer el dinero.
Por lo que otra vez el cantinero la saca a patadas.
Al tercer día el borrachito vuelve a la cantina y le pide al cantinero:
Dame una botella para mí, y otra para todos los que estén aquí.
El cantinero le pregunta:
¿Y a mí por qué no me mencionó?
Porque usted se pone violento cuando toma.
 
 
Era una vez que un borrachito estaba arriba de un poste, y llega la policía y
le dice:
¡Bájese de ahí!
Y el borrachito se baja y el policía le pregunta:
¿Quién es usted?
Y le contesta:
¿No se acuerda de mí?
Y le dice el policía:
No, dígame quién es usted.
Pero, ¿en serio que no se acuerda de mí?
Ya le dije que no, dígame quién es.
¡Soy el mismo que estaba en el poste!
 
 
Se encuentra un borracho llorando frente a un letrero, y pasa un amigo y le pregunta:
¿Por qué llora?
El borracho indica el letrero y dice:
Ya no hay verguenza en este país, ahí dice "Se vende madre sin sentimiento."
El amigo le dice:
¡No sea bruto!, ahí lo que dice es "Se vende madera, zinc, cemento."
 
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=